Un elefante en la puerta de mi casa

De pequeña, mi padre me leía los cuentos de María Elena Walsh. Me acuerdo en especial de uno llamado “ Dailan Kifki” un elefante que un día apareció en la puerta de la casa de una niña para cambiarle la historia de su vida. A partir de ese momento, los libros y la música me […]

Juan Domingo

Es mucho lo que se ha hablado de gatos en estos días en Atardescentes a raíz del lanzamiento del libro 99 declaraciones de amor a un gato.   Pues bien, yo también tengo un gato, que se ha convertido en mi compañero inseparable. Juan Domingo tiene muchas de las cosas que busco en una pareja.[…..]

Un ángel caído del cielo

No sé en qué parte de la cadena alimenticia los hombres entendieron que a nosotros nos gustan los piropos. A mi se me paran las tetas pero no del deseo sino de la rabia.   Odio los piropos callejeros. Son invasivos, denigrantes, deshonrosos, degradantes, vergonzosos. No me gustan los requiebros de los obreros  que hemos[…..]

Elefante en laberinto

Me he equivocado mucho, lo sé. Sin embargo, no son muchas las  veces en que no pedí perdón, porque siempre he creído que al hacerlo reparo en parte el daño hecho y porque de alguna manera me ayuda a ser mejor.   Sin embargo, a veces me  he pasado al otro extremo dejándome  atrapar por […..]

Mamitas deliciosas

Si algo me ha gustado de esta cuarentena, es no tener que salir a la calle a aguantarme los acosos y las insinuaciones de tanto galán de vereda que abunda por acá. No sé en qué parte de la cadena alimenticia los hombres entendieron que a nosotros nos gustan los piropos. A mí, por lo[…..]

Un amante en cuarentena

Creo que tal vez no existo, que soy tan solo una idea, aspirando a ser concepto. Por eso, ni me pasa, ni lo aliento, ni lo padezco y si así pasara, lo diría. Tampoco tengo el virus, ni ninguna enfermedad irreparable por lo que no me siento impedida para hablar del tema, ya que cada[…..]

Nos quedan los orgasmos

Por norma, miro con recelo a  las personas que estornudan para dentro, porque es un acto en minúscula, microscópico, casi en las puntas de los  pies.  La señoras  y los niños bien de sociedad, los que ven a las personas de arriba para abajo, hacen del estornudo un acto privado, discreto y prudente, negando de[…..]

Darnos tiempo

Darnos tiempo, sin cambiar nada, es tan solo un adiós disfrazado de disculpa, Darnos tiempo intercambiando insultos y herejías no es más que prolongar una agonía.   Darnos tiempo sin mirarnos el alma, sin escarbar el corazón agranda  aún más las grietas que tenemos. Darnos tiempo para volver a hacer lo mismo no es más[…..]

Dios

Creo en ti, todo poderoso, porque  en el fondo de mi corazón creo que lo puedes todo pero a mí siempre me toca hacer la fila. Y me aguanto.   Creaste el cielo y la tierra, pero estoy segura que andas triste porque la polución ya no deja casi ver ni lo uno ni lo[…..]

Hablemos de fútbol

Ahora que no me vengan a decir que como soy mujer no puedo hablar de fútbol. Nací en Argentina, lo que ni me quita ni me pone. Mi padre, fue jugador de fútbol profesional por allá en la década del 70 y jugó en varios equipos de mi país y de Colombia. O sea que[…..]