Emprender, una forma de vivir

Emprender, una forma de vivir

El emprendimiento es una forma de vida, tan válida y tan posible como el empleo. Siempre  llega por dos vías: la necesidad o el descubrimiento.

 

En esta época de pandemia, no hay duda que aparte de la muerte y la enfermedad, uno de los grandes damnificados ha sido el empleo por el paro en seco de la economía en todo el mundo. En Colombia, la tasa de desempleo para el mes de abril fue 19,8%, lo que significó un aumento de 9,5 puntos. Los cálculos de los  grandes centros de pensamiento económico del país, sobre el futuro del mercado laboral no son muy halagadores: Fedesarrollo (16,3% – 20,5%), Anif (13,5%), Bbva Research (17%) y el FMI (12,2%), por lo que se infiere que, en el mejor de los casos, el desempleo en Colombia en 2020 cerraría con una tasa del 14,7% y, en el peor de los escenarios, llegaría a 16%..

Al emprendimiento se llega por necesidad o por descubrimiento

Así las cosas, ante el desempleo o el edadismo para los mayores de 40, no queda opción distinta al darse- empleo, es decir, el emprendimiento por necesidad. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cuando el emprendimiento surge porque “toca” o porque de algo toca vivir, generalmente, dura poco o hasta que brota una nueva oportunidad de empleo, es confuso, traumático y se vive  el día a día, lo que no quiere decir en ningún caso, que no sea útil o no rinda los frutos esperados.

 

El emprendimiento por descubrimiento es cuando la persona, luego de un periodo de reflexión ( generalmente producto de una crisis existencial, de esas de no me hallo, de nada me hace feliz, de quiero hacer lo que me gusta) encuentra, por fin la posibilidad de hacer productiva, su habilidad, su gusto, su talento.

En una sociedad como la nuestra, es a través de los emprendimiento que se construye parte del país

Sin embargo, las solas ganas de emprender, por la vía que sea, no es suficiente. Se requiere de una estructura, una filosofía, un plan, que necesariamente  resultan de n proceso de reflexión previo: ¿Cómo transformo una idea en un producto? ¿Cómo convierto un producto en una marca? ¿Cómo abrigo una marca en una empresa? ¿Qué soy, que hago, qué quiero ser? ¿En qué creo? ¿Cómo lo voy a hacer? ¿ A quién se lo voy a hacer? ¿Qué necesidad voy a solucionar?.

 

Los emprendimientos traen consigo una  visión global, porque en una sociedad como la nuestra es a través de estos que se construye parte de un país, que se generan cambios en una sociedad. Por eso resulta fundamental que se den dentro de un marco legal, que generan unos gastos, más en un país donde la carga impositiva es especialmente alta, pero que al final de los días es una forma de crecer y de fortalecer los nuevos negocios. Un emprendimiento sin formalización, alimenta el subempleo, el abuso del mercado y sobro todo, casi asegura su rápida mortandad.

 

Related posts