En algún lugar te espero

En algún lugar te espero

 

 

Hasta que un día

dejó de importarle

que no le hablara

que no la cautivara

que no le dijera

que no la mirara

que no la mimara

que no la deseara

 

Y entonces ya fue tarde

porque yo no he podido dejar que me importe

que no me hable

que no me cautive

que no me diga

que no me mire

que no me mime

que no me desee

 

He perdido la esperanza,

ahora sólo creo en los milagros

Y por eso en algún lugar te espero…

Mauricio Lievano

“Me gustan los juegos de palabras. En realidad más los juegos que las palabras”. Fundador de Atardescentes

LEAVE REPLY

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *