Hablemos de fútbol

Hablemos de fútbol

Ahora que no me vengan a decir que como soy mujer no puedo hablar de fútbol. Nací en Argentina, lo que ni me quita ni me pone. Mi padre, fue jugador de fútbol profesional por allá en la década del 70 y jugó en varios equipos de mi país y de Colombia. O sea que en mi casa respiré fútbol desde pequeña y para completar, me hice hincha desde muy chica de Argentinos Juniors, el club que vio nacer a Maradona. Y sé que la aclaración sobra, pero como no falta el atorrante que no le guste el fútbol en tacones, pues…

 

Vivo en Colombia hace muchos años y creo ser una buena hincha de los jugadores de este país. Desde los tiempos del Pibe, los he seguido a casi todos y cada fin de semana me veo por lo menos tres partidos. Sí, en los últimos años, los  jugadores colombianos pertenecen a un reglón importante de la economía exportadora y se pasean orondos por canchas de Argentina, de Brasil, México de Europa, de Estados Unidos, por nombrar unos pocos.

Ahora que no me vengan a decir que como soy mujer no puedo hablar de fútbol.

Sin embargo y aunque se me venga el mundo encima, debo decir, que ninguno es una figura del fútbol mundial. Quintero metió un gol en la final de la copa Libertadores contra Boca Juniors y luego se lesionó. Santos Borré, mete goles pero no es necesariamente la figura del equipo. Ospina vive en el banco, Arias, ni se diga. Davinson Sánchez es cumplidor, pero si no está, el técnico no se pone a llorar. Mina juega es un equipo de media tabla ara abajo. Cuadrado es titular en la Juventus y  es tal vez el más regular de los que juegan en Europa. Sanchez, lesionado, Falcao es pura voluntad y a pesar de las lesiones es un profesional a carta cabal, pero indudablemente sus mejores días ya pasaron. Y así podríamos seguir nombrando.

 

El que si me saca la piedra es James. Un tipo con esas condiciones no puede resignarse a ser un jugador de entrenamiento, a ser figura en los partidos en los que juegan titulares contra suplentes. El cuento que es que todos los técnicos le tienen bronca, ya pasó de moda. Ranieri, Rafa Benítez, Kovacs, Zidane, con seguridad no se habrán llamado a ponerse de acuerdo para joder a James. No. O sea que con el único que juega y el único que lo comprende es Ancelloti. No jodas.

A James ningún entrenador le sirve y lo peor es que se le está acabando el tiempo

Algo debe estar haciendo mal. O no se entrena o no se cuida, o hace mala cara, pero el caso es que los últimos  cuatro años  de James se han ido entre que  se separa, entre que se ennovia, entre que se lesiona, entre que lo traspasan, entre que no juega y lo único cierto es que el tiempo se le está acabando. Tuvo de compañero a Cristiano Ronaldo, que podrá ser toda una diva pero es un profesional de tiempo completo que vive para el fútbol. Ha jugado en contra de Messi, que no será simpático pero nunca está en un bochinche porque su vida es el fútbol y su familia. Y así podría verse reflejado en una manotada de figuras  de las que ha sido compañero o ha enfrentado.

 

James no tiene la obligación de hacernos quedar bien, ni de salvar a Colombia. En realidad, la única responsabilidad con él mismo, pero a los que nos gusta el fútbol sí nos produce por lo menos tristeza que un genio del fútbol se nos esté quedando en una estrellita torero.

 

Related posts