Los bailes de mi tía

Los bailes de mi tía

Todos tenemos una tía con la que alguna vez tuvimos que bailar. Colombiano que se respete tuvo que bailarse un “chucuchucu” con esa señora a la que todos quieren.

Sin embargo, ese trago amargo no hubiera sido posible si Antonio Fuentes no se hubiera inventado la fórmula de los discos compilados de fin de año. “Los 14 cañonazos bailables” son tan colombianos como el aguardiente, el cigarrillo Pielroja y la manía de colarnos en las filas.

Y es que cuando uno dice “ 14 cañonazos” necesariamente llega a la memoria, una modelo como para afiche de taller de  mecánica, Lizandro Meza, Pastor López, Fruko y sus tesos, la Sonora Dinamita Joe Arroyo y por supuesto, los Corraleros de Majagual.

Si uno dice 14 cañonazos se aparece una modelo de afiche de taller de mecánica

El primer volumen apareció en 1961 con la imagen de los cañones de las muralla de Cartagena. Incluía canciones como La cinta verde de los Teen Agers -con Gustavo ‘el Loco’ Quintero- y El pájaro picón interpretado por la Sonora Cordobesa -con Eliseo Herrera. Durante cinco años repitieron la fórmula, hasta que uno de esos genios del mercadeo propició la idea de cambiar los cañones por las tetas. A partir de ahí, cada año, sale una modelo más voluptuosa que la anterior, más mostrona, más buena si se quiere. Podrá ser muy machista, muy descarada , pero  la fórmula sigue funcionando.

En 1971, apareció por primera vez en casete y  quince años después apareció la primera versión en cd.En el 2004 lanzan los videocañonazos y  en el 2005 se publica en internet para descargar.

A pesar de la crisis de la industria musical, los 14 cañonazos ya hacen parte de la canasta familiar de diciembre para muchos colombianos, porque podrán faltar las medias que nos regala la mamá en navidad, pero es difícil resistirse a comprar el disco de la mona.

Pese a los años y a los achaques de la  tía, apenas suena el disco, ella nos hace ojitos juguetones para bailar un reguetón…

 

 

Related posts