Perdón, reconciliación y sociedad

 

El perdón es como el sexo: hay que darlo, hay que pedirlo y hay que auto proporcionárselo.  A partir del perdón, de la posibilidad de coexistir, de convivir con puntos de vista diferentes a los propios, es que las sociedades se construyen.

Para pedir perdón hay que bajarse de ese pedestal de humo que es el ego. Para perdonar hay que entender al otro y para perdonarse se necesita valor y muchos huevos.

 

Charla con Adrián Peláez

 

 

Mauricio Liévano

“Me gustan los juegos de palabras. En realidad más los juegos que las palabras”. Fundador de Atardescentes

LEAVE REPLY

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.