En edad de merecer

A ese Eduardo que todos tenemos como amigo… Mis amigos me ven y corren, porque a un despechado se le escucha una vez, tal vez dos y si lo quieren mucho a uno, hasta tres, pero no más. Los despechados somos monotemáticos y aburridos. Si llueve contamos la historia de esa vez que nos mojamos […]