Callar los ruidos

  Llega el momento de callar el ruido, de no decir más de lo que ya se dijo para no aumentar más el dolor, para darle un soplo de vida a los olvidos y sobre todo por la inutilidad para cambiar lo que pasó. Se dijo lo que se dijo, se lloró lo que se […]

¿Para qué frío con tanta ausencia?

Tu presencia indeleble se siente en cada rincón, en cada luz encendida que se queda, en cada toalla húmeda que se seca en la silla donde cae el sol, en cada cuncho de tinto aguado que se queda sin tomar. Ya no hay gritos, ni peleas, pero ahora todo está más triste, porque la soledad[…..]