En la noche pasa todo

La noche, en todas sus versiones me produce un toque de angustia. No es la oscuridad, que nos viene bien a los feos, sino tal vez los peligros y el culillo que resurgen cuando el reloj marca las ocho. Es difícil que me vean por fuera de mi casa después de esa hora, porque siempre […]

En la ciudad de la furia (y de los miedos)

Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana, me la pasara de bar en bar con mis amigos. Mientras ellos bailaban, yo me la gozaba escuchando salsa. Recuerdo que nos gustaba ir al Goce Pagano del centro, situado en la carrera 13 con calle[…..]

La nariz del gato

Los miedos son una especie de huella digital, como la nariz de un gato. Cada cual tiene los suyos, que lo diferencian de todos los demás. Juzgar el miedo de los otros es como criticar un pequeño lunar en medio de los dedos de los pies. Es tan personal, tan nuestro, tan único y tan[…..]

El valor del miedo

El miedo debe ser igual a nuestros sueños. Todos en algún momento de nuestra vida hemos sentido miedo, bien por experiencias pasadas o bien por desconocimiento del futuro. Ló único cierto es que el miedo nos paraliza o nos impulsa. Charla con Adrián Peláez.