El mareo

Para ser un tipo que no baila, doy muchas vueltas, porque siempre voy, pero siempre me quiero devolver. Sempiterna tensión, la tirantez, la eterna lucha entre el irme y el quedarme, entre el irme y el volver. Tengo espíritu de mar, pero siempre he sido río. Nómada, errabundo, inestable, andarín y un poco vagabundo. Vaga […]

El eco

Me siento en una silla del Parque El Virrey a ver pasar la gente. No cuesta nada y me divierte. Hace frío. Amenaza lluvia. Dos niñeras conversan mientras los niños que cuidan se aburren en sus coches. (Los de ellos, no los de ellas). Una pareja de ancianos caminan agarrados de la mano. Los envidio[…..]

Balada de un recuerdo

No sé a ustedes, pero a mí me resulta fascinante acordarme de las personas que han pasado por mi vida. Una manera que tengo, es recordar la forma en que esas personas me han llamado:  Mai, Mauro, Mao, Mauricio, Maurito, Mauricín, Mauricillo, Monchis, mono ( porque alguna vez tuve pelo y fui mono) y por[…..]

Perdón por lo poquito

Tal vez el problema no sea viajar siempre en sentido contrario sino el construir las razones para ello. Sin embargo, nos hemos acostumbrado a la mediocridad de una vida cómoda, de esa inmensa arca de Noé en la que viajamos sin sentido, aburridos de la vida que nos toca porque nos abruma la idea de[…..]

Sueño con fantasmas

Mis fantasmas son recuerdos, ritos esotéricos, juegos de nostalgias. O de melancolías. Mis fantasmas son la versión adulta del ángel de la guarda.Casi, casi, un cataclismo. Mis fantasmas suelen ser como seré yo cuando me muera. O cuando me vaya o cuando simplemente ya no esté para tocar la piel de quien me quiso. Por[…..]