Un hogar, no es una casa

Atardescentes
Atardescentes
Un hogar, no es una casa
/

Los padres nos gastamos la mitad de nuestras vidas enseñando a los hijos a volar y la otra mitad en mirarlos en el cielo, porque la verdad, verdadera, es que uno a los hijos  nunca termina de parirlos, porque son una obra que uno hace y después moldea.

 

Mauricio Liévano

“Me gustan los juegos de palabras. En realidad más los juegos que las palabras”. Fundador de Atardescentes

LEAVE REPLY

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.