Los acuerdos

Todo árbol genealógico comienza con un beso y por eso las relaciones humanas son el encuentro de dos distintos, dos seres con miradas diferentes, pasados incomparables, con deseos, miedos y sueños propios. En condiciones normales, dos personas toman la decisión libre y espontánea de estar juntos, por gusto, por amor o por deseo. No es […]

El viaje

La felicidad no es un puerto, sino una manera de viajar. Sin embargo estamos tan absortos, tan enfrascados en los resultados, que nos olvidamos de   gozarnos los procesos. Somos una sociedad resultadista obsesionada por la consecuencia o el efecto, que perdemos de vista la deliciosa experiencia de ver como crece día a día lo que[…..]

La abscisa y la ordenada

La abscisa y la ordenada son los puntos donde nacen dos rectas que se cruzan. O por lo menos eso decía mi profesor de geometría, al que poco le entendí. Y es que el amor se les parece. Dos personas con orígenes diferentes, con formas de ver la vida desigual, que un día se cruzan[…..]

El bolerista equivocado

No puede haber tanto bolerista equivocado, porque a pesar de los estigmas, el amor todo lo salva, todo lo sana, todo lo cura. Todo locura.   En tiempos de odio, de rabia, de egos, de tirrias y arrebatos, necesitamos algo que nos tire un salvavidas para poder seguir viviendo. No es fácil porque nos hemos[…..]

En edad de merecer

A ese Eduardo que todos tenemos como amigo… Mis amigos me ven y corren, porque a un despechado se le escucha una vez, tal vez dos y si lo quieren mucho a uno, hasta tres, pero no más. Los despechados somos monotemáticos y aburridos. Si llueve contamos la historia de esa vez que nos mojamos[…..]

¿Cuando es tarde?

Si hay amor nunca será tarde y por eso habrá que intentarlo las veces que sea necesario, porque el amor es de valientes, de personas que un día se atrevieron a superar el miedo, la rabia, la culpa y lo ansiaron nuevamente.   Si amando uno no es capaz de intentarlo, se merece todo lo[…..]

Callar los ruidos

  Llega el momento de callar el ruido, de no decir más de lo que ya se dijo para no aumentar más el dolor, para darle un soplo de vida a los olvidos y sobre todo por la inutilidad para cambiar lo que pasó. Se dijo lo que se dijo, se lloró lo que se[…..]

Las pequeñas traiciones

Que cada quien es dueño de sus actos, de sus miedos y de sus dolores es un hecho irrefutable, pero que se ha convertido en la excusa ideal para hacer lo que nos da la gana, pasar por encima de los otros sin pensar en el daño que causamos, también. Y es que en la[…..]