El mareo

Para ser un tipo que no baila, doy muchas vueltas, porque siempre voy, pero siempre me quiero devolver. Sempiterna tensión, la tirantez, la eterna lucha entre el irme y el quedarme, entre el irme y el volver. Tengo espíritu de mar, pero siempre he sido río. Nómada, errabundo, inestable, andarín y un poco vagabundo. Vaga […]

Balada de un recuerdo

No sé a ustedes, pero a mí me resulta fascinante acordarme de las personas que han pasado por mi vida. Una manera que tengo, es recordar la forma en que esas personas me han llamado:  Mai, Mauro, Mao, Mauricio, Maurito, Mauricín, Mauricillo, Monchis, mono ( porque alguna vez tuve pelo y fui mono) y por[…..]

El triste

Ayer alguien me dijo que soy un tipo triste – que no es lo mismo que un triste tipo-. Me quedé pensando en eso. No sé si es lo que escribo. O lo que digo. O lo que hago.   Voy al supermercado, una de las pocas actividades sociales que me quedan. No hay muchas[…..]

Viernes por la tarde

Odio los viernes por la tarde. Me traen recuerdos y además son la antesala de los fines de semana, que me traen aún más. Los domingos a las cinco, caigo exhausto de tanto recordar. Sufro de una especie de síndrome de hipertimesia, que es la capacidad – o el martirio- de acordarse sin esfuerzo.  […..]

Erguir

En el mejor de los casos me quedan veinticinco años. Veinte en buena condición. En realidad, un día de más siempre será un día de menos. “El tiempo es un acorde que se fue” dice Alemor. Y no. No es la malparidez que me ha acompañado muchos años. Es una cucharada sopera de pura realidad.[…..]

Rufino

Subo la escalera. Huele a orines. Está sucia como la gran mayoría de los puentes de las estaciones de Transmilenio. Me toca de escalón en escalón, muy despacio para que no me duela el pecho. Un rappitendero pasa veloz. Hoy no están los vendedores de audífonos, arepas, ropa, tapabocas, libros, baratijas, matas, cuarzos y otras[…..]

Penélope

En la noche tejo el olvido y de madrugada lo destejo para resistir los demonios de la ausencia. Y así todos los días, como la Penélope de Ulises.   No termino por saber si estoy roto o descosido, pero de a pocos me doy cuenta que no hay opción distinta a recoger los pedacitos, ordenar[…..]

Un día a la vez

A Dai… Un adiós siempre es un fracaso, pero un adiós inconcluso es un fracaso doble porque quedarse a esperar lo que nunca llegará es una forma de morirse a cuentagotas. Un adiós inconcluso tiene cara de hasta luego, pero no. Y no porque uno tiene el dolor del ya no fue y el otro,[…..]

Sueño con fantasmas

Mis fantasmas son recuerdos, ritos esotéricos, juegos de nostalgias. O de melancolías. Mis fantasmas son la versión adulta del ángel de la guarda.Casi, casi, un cataclismo. Mis fantasmas suelen ser como seré yo cuando me muera. O cuando me vaya o cuando simplemente ya no esté para tocar la piel de quien me quiso. Por[…..]

Tupananchiskama

La nostalgia y la melancolía tienen que ver con la memoria y un poco, la tristeza. Ninguna admite la rabia, que es un salto al vacío que nos empuja sin alas al rencor. Suelen ser un llamado a lo que fue, a lo que ya no está, a lo ausente, pero siempre, siempre, desde el[…..]