Sin joder a nadie

  En algún momento pretendimos ser la aristocracia del barrio. Creímos ser lo mejor de nuestra especie y por eso cometimos errores sin recato y sin siquiera una gota de arrepentimiento simulado. Algunos fuimos orgullosos, engreídos, vanidosos, fatuos, pedantes y fantoches. Otros, un poco tontos y aburridos, sosos, anodinos, baladíes y casi, casi, insubstanciales. Nos[…..]

Ser consultor

En estos tiempos que nos corren de pandemia y edadismo, la consultoría es un recurso y una opción para muchos atardescentes, pero así como no toda venta multinivel es emprendimiento, no todo consejo es consultoria.   Un consultor no es:   Un vendehumo, un mago con soluciones prefabricadas, aplicables a todas las empresas. Así como[…..]

Los libros que se fueron

Deshacerse de un libro es un proceso doloroso, algo así como decirle adiós a una persona que se va muy lejos y tal vez no volverá.   No voy acá a decir que he sido un gran lector o que hubo un libro que cambió mi vida, porque como las personas que conozco, tal vez[…..]

La familia extendida

El mundo se llenó de mascotas y aunque  el hombre es el único ser humano que domestica animales para tenerlos consigo y esta práctica tiene algo más de   27 mil años, parece ser que la explosión actual se debe principalmente a las redes sociales y a la nueva composición del núcleo familiar.   En Colombia,[…..]

Amar a un gato

Dicen que del amor de un gato nadie se recupera y eso parece ser cierto porque con su nadadito de perro, se han convertido en las mascotas preferidas.   Durante mucho tiempo tuvieron mala fama porque se les asociaba con ritos satánicos, duendes y brujas de nariz puntuda, algo que no tenía un asidero real,[…..]

Arribistas y olvidados

Los atardescentes, los vintagenarios, los madurescentes, somos una especie de clase media, con todas sus características: arribistas, aspiracionales, confundidos y olvidados. La generación vintagenaria, situada en la franja que araña los 45 y los 60, vivimos en una especie de marasmo, que a veces confundimos con la baba, porque no hemos aprendido a reconocer lo[…..]

Juntar caminos

Si hay una situación difícil para la generación atardescente es encontrar la forma de  unir historias, de comenzar de nuevo con otra pareja o con nuevos socios o con nuevos proyectos.   No hay duda que a esta altura de la existencia, todos hemos tenido una vida. Lo bueno, lo malo, o lo feo es[…..]

La misma mismidad

Si no unta o no embadurna, no es buen sexo, no es buen juego, no es buen libro, no es buen postre. Llegó el momento  de vivir  las cosas simples porque de  a poquitos también podemos encontrar nuestro destino…      

Vida atardescente

Los atardescentes estamos en ese momento delicioso de la vida donde podemos hacer lo que queramos, donde podemos y tenemos el derecho y el deber de no quedarnos con las ganas. Somos seres poderosos, creativos, vitales que sabemos qué queremos, cómo lo queremos y por dónde lo queremos.              […..]